Despacho de Abogados Pedro Cruz Sánchez

En agosto del 2013 en Puerto Rico los doctores José Hernández , Wildo Vargas, Rafael Miguez y Erika Rivera; un representante-no abogado- y decenas de reclamantes fueron acusados por el gobierno federal de Estados Unidos de cometer fraude contra el Seguro Social.

Inmediatamente el Seguro Social revisó los casos de 7,000 beneficiarios para determinar si se había cometido fraude en sus reclamaciones. De esos, aproximadamente cinco mil continuaron con sus beneficios, pero a 2,000 beneficiarios le enviaron cartas diciéndoles que había razón para creer que en sus aplicaciones hubo fraude o falta. La administración les quitó los beneficios de una mensualidad por incapacidad. Además les quitaron el plan médico y les enviaron una carta solicitándole el pago de miles de dólares que ya habían recibido. Finalmente, la administración les requirió a los médicos que habían facturado servicios médicos al plan médico que devolvieran lo recibido, y esos médicos a su vez, le solicitaron a los beneficiarios que les pagaran por esos servicios médicos.

Esto fue una tragedia para las personas afectadas, no solo les arrebataron sus beneficios sino que también empezaron a ser acosados por los médicos. 

Cuando el caso criminal contra estos médicos empieza a progresar, dos de los médicos no hicieron alegación de culpabilidad. Dividiendo el caso en dos grupos, aquellos médicos que admitieron haber cometido fraude al Seguro Social y aquellos que lo niegan. 

¿Por qué inició este caso?

En nuestra investigación descubrimos que en la mayoría de los casos en donde se le radicaron cargos criminales a los beneficiarios era porque las autoridades investigaban la vida de estas personas revisando sus redes sociales y se basaron en los sucesos de vida en donde la persona se mostraba en “perfecto estado de salud”. En pocas palabras podemos afirmar que la postura de las autoridades no es correcta. Una cosa es que la persona solicitante al seguro social pueda trabajar durante un periodo de 8 horas, 7 días a la semana y otra cosa es que pueda realizar actividades cotidianas que tomen 15 o 20 minutos y no sean muy demandantes. 

Mientras el caso se estuvo viendo a nivel administrativo el Seguro Social solo le permitía a las personas enviar evidencia de doctores que no estuviesen involucrados con su caso y dentro de un periodo de tiempo determinado. Esto causó que las personas tuvieran problemas para recopilar evidencia y fue una de las razones del porqué el Tribunal Federal revocó las decisiones que la Administración del Seguro Social ha tomado. 

Sin embargo, cuando el caso se empezó a ver en Tribunal Federal, las reglas del juego cambiaron haciendo que los jueces de la administración del Seguro Social no puedan realizar decisiones drásticas como las que mencioné anteriormente. Finalmente, luego de 6 largos años, el tribunal federal determinó que debían devolverle los beneficios a estas personas. Lo cual supuso un éxito para las mismas y los abogados encargados del caso. 

Nuestros clientes vuelven a ser beneficiarios del Seguro Social

Actualmente, se le está dando más importancia a este tipo de casos. Cuando les envían la carta a las personas, no les quitan los beneficios hasta que se declara fraude. Es recomendable que si usted recibe una comunicación del Seguro Social se informe y se asesore inmediatamente de lo contrario podría perder sus beneficios mientras progresa su caso.

Necesitas Ayuda Escribenos